lunes, 30 de diciembre de 2013

My Wishlist Xmas de Fnac

La he visto en varios blogs y me he animado a participar. No me va a tocar, pero... ¿Y si tuviera suerte? Por intentarlo que no quede...
Fnac nos anima a publicar nuestra lista de deseos de productos de su web y entre todos los blog participantes sorteará un vale de ¡2014€!

Las bases del concurso las podéis encontrar aquí. Si alguien se anima a participar, tendrá que darse prisa, ya que el concurso acaba mañana.
Para que sea más fácil, Fnac pone a nuestra disposición su Inspirador de regalos, con el que podremos encontrar los mejores regalos para cada persona.

Bueno, os dejo mi wishlist (por pedir que no quede, jejeje):

Quiero estudiar fotografía, así que voy a necesitar una cámara réflex. Reconozco que he elgido una al azar, porque no entiendo de cámaras... Precio: 549€

Me gustaría tener una tablet, y ya que puedo elegir... Precio: 689€

Seguimos con los caprichazos. Me encanta este móvil. Precio: 579€

Mi madre quiere un MP3/MP4 porque el que tiene ahora mismo no va muy allá. Este tiene buena pinta. Precio 84,99€

Y por último... una Micro SD para ampliar la memoria de mi mp4, que vuelve a estar lleno... Precio: 18,80€

El total suma 1.920,79€



jueves, 5 de septiembre de 2013

Cambio de etapa

Hoy acaba oficialmente una etapa de mi vida: por fin he acabado el bachillerato. He tardado más de lo que esperaba, pero lo he conseguido. Estoy muy contenta. Esto supone un cambio muy grande para mí. He pasado de elegir entre letras y ciencias a tener que elegir si hacía carrera o ciclo, y por cual me decantaba. Al final mi elección fue un ciclo superior de fotografía, pero al acabar en septiembre, era complicado encontrar plaza. Así que busqué otro plan. Después de mucho pensar y dudar, escogí el ciclo medio de estética. Me apasiona el maquillaje desde niña y por eso cogí este ciclo. He oído todo tipo de opiniones. Hay quién dice que hacer un ciclo medio teniendo el bachillerato es un paso atrás. Que por qué no hago un ciclo superior, por ejemplo, el superior de estética. Hago el ciclo medio porque puedo. Porque voy a aprender lo que me gusta, y en el superior apenas hay maquillaje (y no me interesa demasiado lo que se da). Por otro lado, por suerte para mí, hay quién apoya mi idea y lo le parece tan descabellada. Voy a hacer algo que me gusta, ¿qué tiene eso de malo? Además, cuando acabe empezaré el de fotografía. Este año, además, voy a aprovechar para ir a la escuela de idiomas. Quiero mejorar mi inglés. No me disgustan las lenguas extranjeras y tampoco se me dan mal. Y hoy en día el inglés es casi obligatorio para trabajar en cualquier sitio.

Estoy contenta, muy contenta, y eso es lo que realmente importa. Este año toca cambiar de compañeros, de instituto, de profesores y de estudios. Todo un reto para mí, que odio los cambios. Pero es un cambio positivo. Voy a empezar algo nuevo. Y eso es algo bueno.

martes, 30 de julio de 2013

Maquillaje Profesional



Desde pequeña tengo una pequeña pasión: el maquillaje. Mi pobre abuela hacía de modelo y yo la maquillaba con un kit de maquillaje de esos que tienes cuando eres una niña. La pobre parecía un payaso, pero sabía que me hacía feliz. (Bueno, a veces también le hacía ridículos peinaditos, pero eso es otra historia). Por supuesto, también me maquillaba yo (otro payaso). Desde niña me encanta el maquillaje. Recuerdo que a una compañera cuando yo tenía 13 años le regalaron su primer estuche de maquillaje y yo pedí uno para reyes, pero el mío fue de juguete. No recuerdo si al año siguiente o poco después, mi tía me regaló ese estuche tan esperado (que aún conservo, la verdad). Podéis imaginaros la ilusión que me hizo. Pero nunca se me dio bien maquillar, así que usé algo las sombras y un lápiz de ojos negro que encontré de mi madre.  Han pasado los años, sigo sin tener ni idea de cómo maquillarme y me sigue apasionando el maquillaje (mala combinación). Soy tan mala que solo uso una bb cream, un lápiz de ojos de color a juego con mi ropa (a veces combino dos) y un pintalabios. A veces uso sombras, pero muy poco, ya que no las sé poner bien. (Lo de la máscara de pestañas es más complicado. Tengo las pestañas muy rectas y da igual que las rice con un rizador porque quedan igual). Bueno, el caso es que a pesar de esa pasión por el maquillaje, mi idea era estudiar bachillerato y hacer la carrera de biología. Pero las ideas cambian. Llegué a 2º de bachillerato y por varios problemas no me fue muy bien el curso. A una profesora se le ocurrió una gran idea: hacer un ciclo superior me sería más fácil que una carrera. Y si más adelante quería, podría estudiarla. Empecé a buscar ciclos, y aquí empezó el dilema. Entre ellos encontré uno de estética que, aunque es medio, una de las asignaturas es mi pasión desde pequeña: el maquillaje. Y aquí empecé a pensar que sería una gran idea formarme en aquello que tanto me gusta y, con suerte, dedicarme a ello. Aquí surgen mis dudas. ¿El ciclo medio de estética será una buena opción para estudiar maquillaje? La verdad, en estos momentos no tengo oportunidad de ir a una escuela especializada y aunque vi en la lista oficial de fp que existe uno superior de caracterización y maquillaje profesional, no parece existir realmente.
Solicitaré plaza en septiembre en el ciclo medio de estética. Espero que queden plazas. No me he olvidado de mi idea de estudiar fotografía, pero en septiembre es complicado que queden plazas en el ciclo de fotografía (ciclo superior de Iluminación, captación y tratamiento de imagen), así que aprovecharé para aprender algo que llevo años deseando hacer y, quién sabe, quizá algún día llegue a ser maquilladora profesional.

lunes, 11 de febrero de 2013

¿Qué estudio?



Inauguro mi nuevo blog con una reflexión. Soy estudiante de bachillerato. Hasta ahora la máxima decisión que he tenido que hacer ha sido "¿ciencias o letras?". Al final me decidí por las primeras. Soy muy mala en matemáticas, pero me negaba a estudiar griego y latín. Además, estaba muy convencida de que quería estudiar la carrera de biología. Estos años me han ayudado a darme cuenta que siempre seré pésima en matemáticas, por lo que una carrera científica sería un suicidio. Pensé en otras opciones (¿filosofía quizá?). Ahora soy un mar de dudas. Lo malo de tener una idea fija durante años es descubrir que es falsa. Hay tantas opciones y tantas ramas... Miles de carreras, ciclos medios y superiores. Bueno, es probable que no haya tantos, pero cuando no sabes que hacer, todo se magnifica. Ahora quiero hacer un ciclo superior de fotografía artística. Pero al no tener el bachillerato artístico, me obligan a hacer una prueba de artes. Sólo le veo un problema: ¡No tengo ni idea de arte! Tendría que preparar la prueba con tiempo. También he pensado en empezar con un ciclo medio de estética personal decorativa. Entre otras cosas, se aprende a maquillar y me encantaría ser maquilladora profesional. Durante los dos años de duración, podría aprovechar para preparar la prueba y entrar en la escuela de artes y convertirme en Técnica superior en Fotografía Artística. Si lo miro por el lado bueno, puedo maquillar y fotografiar a mis modelos. Me ahorro contratar a un maquillador profesional, porque yo misma lo sería.
Es difícil decidir que estudiar. Todos decidimos basándonos en determinados criterios, como la atracción que esa profesión crea en nosotros, el dinero que cobraremos o las salidas profesionales. Pero, ¿qué elegiríamos si realmente pudiéramos ser lo que quisiéramos? Sin dinero por medio, sin mayor o menor prestigio. Simplemente poder ser nosotros mismos. Seguramente gran parte de la gente cambiaría su elección.
Por otra parte, la información que poseemos de los estudios que cursaremos y de la profesión que un día, con suerte, llegaremos a desempeñar es bastante escasa. Puedes hacerte una idea de cómo será Arquitectura y una vez la empiezas, descubres que no es lo que esperabas. ¿Cómo podemos estar realmente seguros de que no nos equivocamos al elegir? Sinceramente, dudo que sea posible. Tenemos que tirarnos a la piscina de cabeza y cruzar los dedos para que haya agua. En el peor de los casos, podemos cambiar.
También me parece difícil para un alumno de dieciocho añitos tomar una decisión tan importante y que marcará su futuro (copiando un chiste de la revista El Jueves: ¿Mc Donalds o Burguer King?). Es mucha vida la que nos queda por delante. Nos quedan muchos años para arrepentirnos. O para disfrutar de nuestro trabajo, si la elección ha sido la correcta. Por mi parte, soy partidaria de seguir estudiando. ¡Malo será que algún día no aciertes!
En mi opinión debes elegir lo que te guste y punto. Sin darle más vueltas. Yo seguiré una temporada dándole vueltas a la cabeza, pero creo que no estaría mal ser una maquilladora fotógrafa.